FES-TE'N SOCI
Català - Castellano
Eugenia Tusquets publica 'Ladrones de vidas' (Ed. Funambulisa): el drama de los bebés robados se convierte en novela.
Noticia anterior
Noticia següent
Eugenia Tusquets publica 'Ladrones de vidas' (Ed. Funambulisa): el drama de los bebés robados se convierte en novela.
ACEC  23/10/2018



L a búsqueda del origen, el camino eterno, escollado, hacia el reencuentro. Ese es el móvil existencial de los denominados bebés robados, víctimas de uno de los crímenes más atroces del franquismo. Un sentimiento de incertidumbre y desarraigo humano que la escritora Eugenia Tusquets ha querido recoger en su libro Ladrones de vidas, una novela de detectives y memoria histórica basada en hechos reales.


En un grueso de casi trescientas páginas, Benito, un investigador privado, deberá recorrer un entramado de pistas revueltas e inconexas para descubrir el paradero del bebé que sustrajeron a Olga tras dar a luz. Al otro lado del charco, en EEUU, y en el futuro, se abre otra narración conexa: Emma, una joven actriz, se topará con una realidad absolutamente inimaginable al descubrir que sus padres son adoptivos. Es entonces cuando los mecanismos de búsqueda cobrarán sentido.



De esta forma ingeniosa, la escritora catalana plasma los dos vértices principales en los que se pueden enclavar las víctimas de la trama de bebes robados. Por un lado la madre a la que se le arrebataron las posibilidades maternales y, por otro, el propio niño que, adoptado, crece en un entorno ajeno al destino de su familia biológica.  El caso real del que mana este libro es el de la propia madre que trata de hallar el rastro de su hija, la historia de la hija fue incorporada posteriormente, según explica la propia Eugenia Tusquets.


Es importante que no se pierda el detalle de que se incorpore a la linea narrativa el camino de investigación de la niña adoptada para descubrir sus orígenes biológicos, porque solo si esta parte empieza a buscar "se pueden empezar producir encuentros reales", detalla Soledad Luque, presidenta de la asociación Todos los niños robados son mis niños que se ha encargado de asesorar a Tusquets para recrear un contexto histórico lo más realista posible.


"Se trata de que haya más hijos buscando porque la mayoría no saben que son bebes robados", opina la escritora dejando ver que su novela, quizá, pueda servir para dar conciencia y visibilidad a un drama social que se arrastra desde tiempos pretéritos.


"Creo que mi novela puede ayudar. Cuando he empezado a hablar de ella me he encontrado con que hay mucha gente que no acaba de entender el tema aunque ya está empezando a salir en las noticias".


Tusquets, desde el otro lado del auricular, reconoce que hace cerca de tres años que terminó de redactar este trabajo literario, sin embargo, había en sus páginas una carencia que no identificó hasta que conoció a Soledad Luque, quién pudo aportarle los detalles históricos, sociales, coyunturales y, sobre todo, emocionales que facilitaron que el libro "adquiriese otra fuerza".


"El tratamiento de los personajes es calcado al proceso psicológico y de vivencia que tienen muchísimos de los adoptados que buscan sus orígenes", añade Luque. La activista por la memoria se ha convertido en una pieza fundamental para entender este nuevo proyecto literario de Tusquets. De su experiencia como víctima han manado sentimientos que la escritora ha sabido captar con una pluma delicada.


En buena medida los dos caminos, el de la escritora y el de la activista, se unen para advertir que la literatura puede beber de las realidades críticas para aleccionar a una sociedad que arrastra todavía algunos de los crímenes del franquismo. "Nuestro el trabajo es político y judicial, pero también social y de difusión. Esos son los tres ámbitos en los que trabajamos y para ello es clave que existan obras como esta", zanja Luque.

El trabajo de la escritora catalana va más allá de la recreación ficticia. Las letras no se unen para entretener con simpleza, pues detallan el drama impune del robo de bebés y visibilizan todo su trasfondo socio-cultural. Tanto es así, que en las páginas de 'Ladrones de vidas' se puede estudiar como el carácter represivo de la sustracción de niños recaía sobre las mujeres por encima de todo.

Entrelazando la línea argumental con el contexto histórico, Tusquets consigue detallar  cómo la sustracción del hijo de Olga nada más nacer en la clínica San Ramón de Madrid, se remonta a una práctica común desde los albores del franquismo. Primero fueron las mujeres republicanas quienes, en un clima de represión política alimentada por las tesis del gen rojo de Vallejo-Nágera, sufrieron el robo de menores. Después, con el paso del tiempo, esta práctica pasó a tener un nuevo carácter represivo, en tanto que sus criterios se sustentaban en el clasismo de la aristocracia franquista.


En cualquier caso, toda la trama de robo de bebés, independientemente de si la madre era una activista contraria al régimen o una mujer soltera de escasas posibilidades económicas, estaba organizada en forma de "represión absoluta de género", comenta Luque, que se ha encargado de redactar el prólogo de esta novela que roza de soslayo la reflexión ensayística.




Artícles relacionats :

Noticia anterior
Noticia següent







Carrer de Canuda, 6. 5ª Planta
08002 Barcelona
Telf: 93 318 87 48 | Email info@acec.cat