DONAR-SE D’ALTA
Català - Castellano
Presentación de los libros ''Viajando con Catulo por el Caribe colombiano'' y ''Coma Berenices (La cabellera de Berenice)'', de Zamir Bechara
Noticia anterior
Noticia següent
Presentación de los libros ''Viajando con Catulo por el Caribe colombiano'' y ''Coma Berenices (La cabellera de Berenice)'', de Zamir Bechara
ACEC  27/7/2022



D ía 20 de septiembre a las 19,00 horas

Presentación de los libros 
Viajando con Catulo por el Caribe colombiano y Coma Berenices (La cabellera de Berenice), de Zamir Bechara A cargo de Jorge León GustáTe adjunto los siguientes documentos: Aula Maria Mercè Marçal, 5a. planta de l'Ateneu Barcelonès, carrer Canuda, 6 de Barcelona

Coma Berenices  (La Cabellera de Berenice)«Dile a un hombre que en el Universo hay más de 300 billones de estrellas y te creerá. Pero dile que un banco está recién pintado y tendrá que tocarlo». (Al-Mu’tamid) 
Se podría decir que el aliento inspirador de las poesías reunidas en este libro, escrito el año 2018, parten del poema núm. 76, cuyo título pone nombre al poemario: Coma Benerices: «A todos nos gusta / contemplar las estrellas, / pero muy pocos se aplican /en saber más acerca de ellas». 
Interesan al autor de estos poemas, un amplio abanico de lecturas de autores disímiles. Entre ellos, el Karl L. Popper de Conjeturas y refutaciones, cuando afirma que existe un problema filosófico que interesa a todos los hombres y mujeres que reflexionan, a saber, el de la cosmología, el problema de entender el mundo, incluido el ser humano como parte del cosmos. En este sentido, toda ciencia es cosmología y el interés tanto de la filosofía como el de la poesía deberían dirigir más a menudo sus ojos hacia las estrellas, abismar sus reflexiones en la infinita eternidad de los espacios que ignora (y que le ignoran). El poeta se pregunta sin cesar: ¿Qué somos en el inmenso espacio que nos rodea? ¿Por qué estamos justo aquí en este punto concreto del mundo —que tampoco comprende en absoluto— y no en otro mundo o en otro tiempo diferente al que nos ha tocado vivir? ¿Dónde estábamos antes de que se conocieran nuestros padres? ¿A dónde iremos después de la muerte que no podremos evitar? Se perciben en estos versos ecos de Demócrito, en lo relativo a si la única verdad existente son los Átomos o el Vacío. ¿Irá a parar a algún sitio la conciencia? ¿Habrá un universo espiritual donde habite toda la energía de lo que fuimos en esta tierra? ¿Sólo es posible la eternidad de los genes que viajan por el espacio en busca de nuevos huéspedes para, durante un breve lapso de tiempo, no más de 120 años, puedan pasar de nuevo a otro recipiente y reiniciar de nuevo el proceso de la conciencia que nos hace ser unos y únicos? 
Coma Berenices (La Cabellera de Berenice), es un reconocimiento minucioso de los límites del asombro, donde el autor explora y sondea, como el científico o el filósofo, el misterio insondable que rodea el alma humana, las estrellas y las galaxias. Un viaje reflexivo a través del tiempo, la ética, la soledad y la conciencia: «Ante las injusticias de los hombres, te desgañitas poniendo el grito en el cielo, como si alguien equitativo y justo en el cielo te escuchara». (Z.B) Son éstos, y muchos otros, los interrogantes y sugerencias que plantea el autor de Coma Berenices (La Cabellera de Berenice). Por sus versos desfilan en medio de deslumbrantes metáforas, temas modernos y antiguos: la concepción poética (I); el paso del tiempo y sus estragos en la mente y en el cuerpo (III, De Senectute); el viaje incierto de los refugiados, esos modernos argonautas que corren tras el vellocino de oro: «...un vaso de agua fresca / y un mendrugo de pan envuelto en plástico», (IV, Argonautas); la noche y sus regresos puntuales al insomnio o la noche como único refugio a las certidumbres del éxtasis místico o del conticinio, esa maravillosa hora nocturna en que todo, absolutamente todo, está en silencio, (VII, Noche). También tienen su lugar aquí el tema de la Saudade (V) ese vocablo gallego -portugués, con tanta fortuna tanto en español como en otras lenguas, que intenta resolver, en sus manifestaciones literarias, los matices de la melancolía. No es menos importante el acercamiento a la Memoria y al cielo profundo (VII), donde el autor, siguiendo a Al- Mu’tamid, Milosz, Yorgos Seferis, Pascal o Popper (citado más arriba), indaga acerca de los misterios de ese holograma cósmico que nos arropa con su manto de estrellas. 

Viajando con catulo por el Caribe colombiano. «Hay hombres que se comportan en la vida como un estómago, como un hígado, como un falo o una vagina». (Mircea Eliade)  «Si el sexo está reprimido, es decir, destinado a la prohibición, a la inexistencia y al mutismo, el solo hecho de hablar de él, y de hablar de su represión, posee como un aire de trasgresión deliberada. Quien usa ese lenguaje hasta cierto punto se coloca fuera del poder; hace tambalearse la ley; anticipa, aunque sea poco, la libertad fu- tura (...)». (Michel Foucault) 
Durante demasiado tiempo se ha confundido la supuesta sinceridad de la obra de Catulo con el relato de su propia biografía (se espera que el amable lector no haga lo propio con este poemario). En este sentido, es fácil suponer que Clodia (Lesbia), su amada, nueve años mayor que él, se prostituya en las calles de Roma (Carmen, 58), que en Verona viva una juventud holgada gracias a la buena posición de su familia (en casa de su padre solía alojarse César, de camino hacia las Galias) y que en Roma llevara una vida de placeres y desenfreno, favorecida por la libertad sin precedentes que se vivió a mediados del siglo I a.C. Nadie como Catulo exprimió la sustancia poética de sus experiencias vitales antagónicas, dolor y placer, alegría y tristeza, amor y odio. Una de las formas de demostrar la virilidad de los romanos de su época consistía en tener el papel activo en las relaciones sexuales. Los esclavos eran el blanco pasivo de estas prácticas. Catulo critica el hecho de que personajes de alto rango en la vida pública, en privado, adopten actitudes pasivas ante el sexo. 
La descripción harto explícita que hace Catulo tanto de las relaciones homosexuales como heterosexuales, ha hecho de su obra un objeto de censura histórica. De hecho, a su léxico agresivo, procaz, obsceno, cínico e insolente, la tradición poética a lo largo de los siglos ha respondido con el eufemismo, la perífrasis, el circunloquio, el disimulo, la ambigüedad. W.H. Auden, en El Arte de leer Ensayos, afirma, por ejemplo, que Rilke jamás podría haber traducido los versos del Carmen 16 de Catulo, «Pædicabo ego vos et irrumabo» (“Os daré por el culo y por la boca”). Es más, Menéndez Pelayo, el primero en estudiar la huella de Catulo en España, en su Bibliografía hispano-latina clásica nos muestra un amplio catálogo de las adaptaciones eufemísticas de la obra del veronés, cuando no su silenciamiento, según la moralidad de las épocas. Y es que las traducciones poéticas de Catulo al castellano, hasta hace relativamente pocos años, no han sido ajenas a los remilgos y la pudibundez española, como afirmó en su día Camilo José Cela en su Diccionario Secreto. 
Pocos sabrán que Catulo es el primer autor donde aparecen el sustantivo «besos», el verbo «besar» o la expresión «dar besos», así como el binomio antitético «amor/odio», y sus correspondientes en las lenguas románicas. Frecuentar a Catulo no debería entenderse como un acto de deliberada trasgresión, habida cuenta del ejercicio impecable que hace de su libertad expresiva tan censurada, sino más bien como un acercamiento lúcido a uno de los poetas romanos muy próximo a la sensible curiosidad de una parte considerable de lectores de poesía del siglo XXI. El poemario que tenéis entre las manos, Paseando con Catulo por el caribe colombiano, no solo aborda la denotación directa del léxico y sus connotaciones metafóricas en lo que respecta a la experiencia sensual y amorosa, sino que también profundiza en el concepto amoroso mismo (Catulo es, ante todo, un poeta del amor), en sus sinrazones, pasiones y sus perímetros. Este poemario aspira a despertar en el lector reflexiones relativas a las concomitancias entre sexo, amor, represión y pecado, entre otras. Aquí se dan cita, además de Catulo en Cartagena de Indias y en el parque Natural de Tayrona, Aristófanes en Acandí, Hécate en Capurganá y la ensenada de Utría. Y todo ello envuelto por la selva real o figurada, pero siempre evocativa y sugerente, del espacio maravilloso de la manigua chocoana y del caribe colombiano. 


Zamir Bechara ha actuado en diversos campos de interés intelectual y creativo. Por lo que se refiere a su formación intelectual, se doctoró en la Universidad de Barcelona con una tesis sobre poesía hispanoamericana colonial (1993). Ha sido miembro investigador del Instituto Caro y Cuervo (Bogotá). También se licenció en Filología Catalana (UB, 1984) y fue catedrático de esta especialidad. Ha sido profesor de Literatura Hispanoamericana Colonial en la Universidad de Girona y miembro investigador del Instituto Caro y Cuervo (Bogotá. Revistas incluidas en índices internacionales han visto publicados sus artículos, Thesaurus, Hispanic Review, Salina. En Peter Lang Verlag (Frankfurt, 1997) publica un enjundioso libro de referencia especializada sobre la poesía colombiana de los siglos XVI-XVIII.  Ha escrito decenas de artículos relativos a la educación en Cataluña y España en diarios y revistas, Magisterio Español, Escuela Española y Revista de Cataluña.Por lo que respecta a la creación literaria, ha escrito una novela y libros de poesía diversos, ilustrados por Alberto Blecua, Diario de un viejo terminal (2007) y sus poemarios Desayuno de tedios con café y azúcar (2007), Palabras Mínimas (2008) y Naranjo amargo (2012).

Es también autor de otros poemarios: Coma Berenices (La Cabellera de Berenice), un viaje reflexivo a través del tiempo, la ética, la esperanza, la soledad y la conciencia. De reciente publicación es su poemario Viajando con Catulo por el Caribe colombiano (2020). Asimismo, sus Sonetos Imperfectos de Amor y otros poemas son un ejercicio donde el poeta experimenta con la métrica tradicional. En sus poemarios el autor aborda temas disímiles de rabiosa actualidad: Indicios. Poesías (la perpetua búsqueda de afinidades entre el poeta y sus lectores) y Perímetros del Paraíso. También es autor de un libro de aforismos, Concomitancias (2020). De recientísima publicación es Afrodita: los perfiles del deseo (2021).También es de reciente publicación su poemario Los latidos del instante. 365 haikus (2021).
También se ha dedicado a la pintura profesando admiración por los iconos expresionistas de todos los tiempos, desde Kirchner, Kokoschka y Schiele hasta Lucien Freud. La influencia de sus modelos se percibe en el denso cromatismo de su paleta y en sus telas de medio y gran formato vistas en exposiciones individuales y colectivas, Ateneu de Barcelona, El Cau de les Arts, Centro Cultural Robert Brillas, Sala Thezeroart, entre otros. Una muestra de sus pinturas se puede ver en las ilustraciones que son portada en la mayoría de sus obras de poesía.




Artícles relacionats :

    Sense artícles relacionats
Noticia anterior
Noticia següent







Carrer de Canuda, 6. 5ª Planta
08002 Barcelona
Telf: 93 318 87 48 | Email info@acec.cat