Divendres, 5 de juny de 2020



Castellano  


José Luis Giménez-Frontín, sempre en el record
9/1/2009

‘El Quinzenal’ homenatja al secretari general de l’ACEC, mort el 21 de desembre


José Luis Giménez-Frontín (Foto:Carme Esteve)
 

El món cultural trobarà a faltar José Luis Giménez-Frontín, una de les figures intel·lectuals més importants de la Catalunya actual, que serà recordat sempre, no només com un gran poeta, narrador, traductor, assagista i dinamitzador cultural, sinó també com un gran defensor dels drets dels autors. La seva petjada a l’Associació Col·legial d’Escriptors de Catalunya, de la qual en va ser fundador, president i secretari general, es tradueix en una millora per a tots els escriptors i traductors, per als quals va lluitar sense descans.

José Luís Giménez-Frontín va morir el diumenge 21 de desembre de 2008, a Barcelona, als 65 anys d’edat a causa d’una malaltia detectada tan sols tres setmanes abans. Feia només tres mesos que havia publicat les seves memòries, Los años contados (Ediciones B), que recollien les seves visions i experiències del món cultural dels darrers quaranta anys. Envoltat i abrigat pels seus amics, Giménez-Frontín va rebre el darrer adéu al tanatori de Sant Gervasi el 23 de desembre, amb una cerimònia molt emotiva en la qual hi van intervenir Anna Caballé, Montserrat Conill, Manuel Serrat Crespo, Miquel de Palol, Rosa Lentini i Eduardo Mendoza, a més de dues de les seves nebodes. El mar de Cadaqués acollirà les cendres de José Luis Giménez-Frontín.

El Quinzenal ha demanat a alguns dels seus companys de professió i amics que facin una valoració de la figura i el perfil humà i professional de Giménez-Frontín, “poeta i home de cultura, fidel a ell mateix i fidel a l’amistat, que deixa una emoció sentida en tots els que l’hem conegut professionalment i amistosament”, tal i com escrivia José Corredor-Matheos en un article publicat el passat 22 de desembre a El País.

Anna Caballé
“Hace apenas dos meses tuve la oportunidad, y el honor, de presentar las memorias de José Luis Giménez Frontín, Los años contados, junto a Eduardo Mendoza, en la librería La Central del Raval. La sala estaba llena de amigos de José Luis y de su mujer, Pilar Brea. Él asistió al acto aferrado a su silla de ruedas, a pesar del gentío y de la incomodidad. No se sentía con fuerzas para andar con muletas, decía. Había transcurrido alrededor de un mes - día más, día menos- desde que se fracturara el pie derecho a finales de septiembre. En todo caso, la recuperación transcurría muy lentamente. De hecho a todos nos parecía que aquella silla de ruedas estaba durando demasiado. Que sus fuerzas ya debían estar ahí, a su lado, poniendo orden de nuevo en su organismo, pero incomprensiblemente la fuerza no había hecho acto de presencia. Yo esto lo percibí de manera especial al terminar la presentación, en el momento siempre fatigoso de las despedidas: vi a José Luis cansado y haciendo un esfuerzo de respiración que entonces no supe explicarme. Hay cosas que sólo pueden barruntarse, porque en el momento en que se viven no se dispone de la información suficiente para verlas con claridad. Y lo que ocurría era que sin él saberlo, sin que nadie lo supiera todavía, su organismo había empezado ya una implacable cuenta atrás. Aquel fue su último acto público, sí, pero ¿quién podía imaginarlo? De modo que sus memorias que, publicadas en vida, tenían el carácter de relato biográfico abierto, felizmente inconcluso, y festejado la tarde de la presentación, quedaron de pronto cerradas sobre sí mismas y el relato concluso, como un testamento que cobra vida con la muerte.

Hay quien dice que los amigos verdaderos al irse nos dejan un último regalo, una lección de vida más que de muerte. No lo sé. A mí su muerte me llenó de espanto y sigo sin comprenderla. Su amistad me ha abrigado en los últimos años como una tela cálida y de pronto vuelvo a sentir el frío de la intemperie. Pero sí es cierto que, con ese frío en el cuerpo, la ausencia de José Luis me ha obligado a hacer una íntima revisión de conceptos: si la vida puede transformarse en polvo con tanta rapidez hay que saber muy bien qué se hace con ella. Adiós, amigo”.

Francesc de Carreras
“Leyendo sus memorias recién editadas, esperando comentarlas al calor de una amigable cena durante estas vacaciones de Navidad, se nos ha ido inesperadamente, con su habitual discreción, José Luis Giménez-Frontín, escritor, editor, periodista y agitador cultural. Además, y esto es lo que hoy más me mueve al recordarlo, una gran persona, un espíritu curioso y culto, un hombre generoso, tolerante, sensible y buen amigo de sus innumerables amigos, unas cualidades no fáciles de reunir, más aún entre la fauna intelectual que nos rodea (…)”. (La Vanguardia, 25 de desembre de 2008)

Josep Maria Castellet
“Acabava de llegir les memòries de José Luis quan em va arribar la notícia de la seva mort. La lectura profitosa de Los años contados em va fer més dolorosa la notícia. Giménez-Frontín va ser un escriptor cultivat, de poesia i de prosa entenedores i elegants. També, un home honest, ponderat i conciliador”.

Antoni Comas
“Sovint tenim l'ocasió de trobar-nos amb persones vitals. Aquest és el cas de Giménez-Frontín, que desbordava una gran vitalitat i multitud de projectes que, darrerament, em va comentar personalment en el decurs del lliurament dels premis Ángel Crespo el passat 20 de novembre de 2008 a la seu de l'ACEC.

Un accident que va patir conduint una moto, que li dificultava caminar, no li va impedir explicar amb detall els projectes que tenia al cap i les moltes activitats tant personals com de la seva vinculació al món associatiu a través de l'associació d'escriptors i traductors.

A través de la seva llarga experiència en el món dels llibres com a autor, i nervi incansable en el món de la cultura, va arribar a comptar amb la complicitat i amistat de molts companys de professió, així com amb editors i llibreters. Era un home vital.

La seva sobtada mort ens va agafar a tots amb el pas canviat. No ens ho esperàvem. De fet ens costava creure que una persona que tres setmanes abans mantenia una activitat normal, amb l'única limitació funcional de l'accident de moto que va patir, de sobte ja no fos entre nosaltres.

Però les grans persones sempre ens deixen la seva obra feta, la seva amistat i el seu record amb tot allò que han ajudat a fer, a construir. I en Giménez-Frontín ens ha deixat una feina feta que la sentim propera, per ser encertada; i una dedicació que per haver-la compartit a través dels anys ens fa sentir-lo a prop nostre i recordar-lo tots els dies que ens retrobem amb les tasques del món associacionista de la cultura del nostre país.

Descansi en pau”.

Montserrat Conill
"La petjada que deixa José Luis Giménez-Frontín a l’Associació Col·legial d’Escriptors de Catalunya, de la qual en va ser un dels fundadors, així com a CEDRO, entitat en la qual va ser vicepresident durant anys, és d’un valor incalculable, no només per l’encert amb què va realitzar la seva feina a favor dels autors, sinó també per l’entusiasme i la generositat amb què va treballar en defensa de la nostra professió".

"Els que hem tingut la sort de conèixer-lo i col·laborar amb ell sabem fins a quin punt ens ha enriquit amb la solidesa del seu pensament, la independència del seu criteri, la profunditat del seu humanisme i el rigor de la seva actuació. L’ACEC no seria el que és avui sense la decisiva aportació de Giménez-Frontín, gràcies a la qual els escriptors i traductors de Catalunya i d’Espanya hem obtingut notables avenços en el respecte dels nostres drets".

José Corredor-Matheos
“(…)Para conocer los impulsos y el espíritu que le movían como poeta y como escritor en prosa son de gran utilidad su primera incursión en la memorialística, sobre su estancia, como lector, en las universidades de Bristol y Oxford, con el título de Woodstock Road en julio. Notas y diario (1996) y el ya citado Los años contados. El Giménez-Frontín que recorre las páginas de estos libros, poeta y hombre de cultura, fiel a sí mismo, fiel en la amistad, nos ha dejado también como otra huella de su dimensión pública su intensa y fructífera dedicación durante cerca de dos décadas como presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC) y director de la Fundació Caixa Catalunya, donde ha dejado también memoria de su buen hacer y su rigor. Su trayectoria cultural también le valió la condecoración de Chevalier de l'Ordre National du Mérit.

Con Giménez-Frontín hemos perdido, además de a un verdadero creador, una persona que deja una emoción sentida en todos los que le hemos conocido profesional y amistosamente (…)”. (El País, 22 de desembre de 2008)

Sergi Doria
“(…) Activista incansable, escritor y cronista cultural, representaba a la cultura catalana de expresión castellana, cuando hace treinta años la atmósfera estaba cargada de expectativas: Barcelona hechizaba al visitante, en contraste con el Madrid oficial de los panteones tardofranquistas. En los cenáculos literarios se escuchaba el verso de Espriu, las personas del verbo de Gil de Biedma y las realidades mágicas del «boom» latinoamericano, con la música de fondo del rock layetano. Giménez-Frontín vivió aquellos tiempos desde el suplemento del diario Tele/eXprés y ejerciendo durante un cuatrienio de juez de distrito. Sabía escuchar y descrifrar las voces y observaba cómo el lenguaje de sus colegas iba cambiando. Barcelona se ensimismaba en el monocultivo lingüístico, hasta ser relevada en su capitalidad cultural por la «movida» madrileña de los ochenta. Liberal y libertario, Giménez-Frontín estaba convencido de que la herencia de la Ilustración molestaba por igual a ultraconservadores, nacionalistas e izquierdistas (…)”. (ABC, 23 de desembre de 2008)

Pilar Gómez Bedate
"Gracias al diario de mi marido puedo fechar el día en que conocimos a José Luis. Fue el 29 de junio de 1979, en casa de Enrique Molina Campos, en un café de redacción de la revista Hora de Poesía, que dirigía Javier Lentini. Además de Ángel y de mí, de Enrique y Charo y de José Luis, estaban Pedro Vergés, Carlos Sahagún y su mujer.

José Luis y sus ideas sobre la política y sobre las virtudes “incluso espirituales”de las plantas nos atrajeron muchísimo y en aquella estancia nuestra en Barcelona –donde todavía estábamos de paso- nos reunimos con él varias veces, y tuvimos conversaciones amenísimas y apasionantes. Desde entonces , la correspondencia con él desde los países en que estuviéramos, el intercambio de las publicaciones que unos y otros íbamos haciendo, se hizo una costumbres imprescindible y cuando veníamos a España él era nuestro informante privilegiado sobre los cambios políticos y sociológicos que iban ocurriendo durante aquellos años de la transición y sobre la marcha de la literatura. Sus análisis iluminaban nuestras observaciones e intuiciones y la lectura de sus libros hacía escribir a Ángel que “le confirmaba sobre su extraordinaria inteligencia”.

Cuando, ya habitantes nosotros de Barcelona, a finales de los 80, me pidió a mi que hiciese la antología de sus versos que quería editar Pamiela me dio una gran satisfacción y recuerdo bien lo estimulantes que fueron las conversaciones sobre poesía que iban surgiendo con él con motivo de su libro. Nuestra amistad y nuestras estima mutua crecíeron con el tiempo.

Cuando Ángel murió –también sorpresivamente y en un mes de diciembre- hace ya catorce años- el apoyo que he tenido en José Luis ha sido continuo y firme, lleno de delicadeza y de atención. Ha sido para mi un hermano más joven que he tenido cerca. No puedo hacerme aún a la idea de que él, a quien por la costumbre de haberlo conocido siendo muy joven situábamos (aunque sé que exageradamente) en la generación que podía ser de nuestros hijos, haya dejado también este mundo".

Oriol Izquierdo
“He coincidit quatre vegades en vint anys amb José Luis Giménez-Frontín. La primera, com a editor d'una seva reducció brillant del Quixot per a lectors de dotze anys. La segona, quan va cedir gentilment la Pedrera per a la presentació de la revista Idees. La tercera, després que un article meu sobre la nostra realitat bicultural el disgustés. I darrerament, des de la Institució, en un procés de diàleg per redefinir les relacions bilaterals amb cada associació. Totes quatre vegades, també en el desacord, José Luis es va mostrar alhora amable i exigent, convençut de les seves raons i honestament dialogant, apassionat i també analític com el jurista que era. Han estat quatre contactes lleus, massa escassos, però prou significatius per a mi per saber, ja des d'ara mateix, que el trobaré a faltar. Perquè tenia encara molt a aportar al procés de construcció d'un espai social i cultural on tots ens hi puguem trobar”.

Eduardo Mendoza
“Pocas cosas puedo decir en público sobre José Luis que tengan sentido para mí. Nos conocimos hace cincuenta años, nos hicimos amigos de inmediato y no hemos dejado de serlo nunca. Es toda una vida, y una vida poco convencional. Pero la amistad no admite perspectiva, es algo que se vive de día en día, aunque las circunstancias impongan a veces periodos de separación más o menos largos.

En estos días se ha repetido que vivió una vida intensa y plena. Es cierto, todo le interesaba, en todo se metía, incluidos algunos líos. Nada le salió gratis.

Pero verlo así es considerar también que con su desaparición se ha cerrado un círculo que él supo trazar con mano firme. No hay tal cierre. No hay tal círculo. Sólo una línea rota, un amigo perdido, el resto es silencio”.

Ana María Moix
“Reconsideradas ahora, después de su muerte, las lecturas de Réquiem de las Esferas, el último poemario de José Luís Jiménez-Frontín, y de su libro de memorias Los años contados, publicado este pasado otoño, nos advertían de que quien había escrito estos dos libros había puesto en orden, por un lado, su vida espiritual, y, por otra, su andadura biográfica. José Luis era, más que otros hombres, dual: por un lado, se entregaba al vuelo quasi místico, y, por otro, era un ciudadano en el antiguo y clásico significado del término. En lo anímico, en el ámbito de lo particular e íntimo, era un asceta castellano; en el ámbito terrenal, práctico y colectivo, era un griego antiguo, mediterráneo: era un hombre justo, racional, apasionado de las ideas y de las palabras, de la lucha por el conocimiento y por la acción encaminada siempre a objetivos positivos. Y, a la vez, era un hombre a quien el cuerpo con el que llegamos al mundo aprisionaba las ansias de vuelo. Cumplió con ambos aspectos de su ser. Y se elevó sobre la mayoría de quienes le rodeábamos en alas de una cualidad en desuso: fue una persona de una honestidad y de una delicadeza absolutas. Su función cultural al frente de la Fundación la Caixa y su impecable gestión al frente de la ACEC lo demuestran: como creador, siempre se mantuvo al margen, es decir, libre de cualquier tipo de beneficio o vanidad en su propio interés.

Como amigo estaba dotado también de estas cualidades. Era un hombre de un gran categoría. Pocas veces podemos ya decirlo de alguien”.

Salvador Pániker
“José Luis trabajó conmigo, como director literario de la Editorial Kairós, al final de los años sesenta y principios de los setenta del pasado siglo. Él era entonces un hombre insolentemente joven, apasionado y lleno de iniciativas; un hombre intelectualmente honesto, además de excelente amigo. Años más tarde volvimos a encontrarnos en ACEC y en la Fundación cultural de Caixa Catalunya, y la relación volvió a ser inmejorable. Con su desaparición muchos hemos perdido no sólo a un gran amigo sino también a un insubstituible cómplice de aventuras intelectuales. Su recuerdo será imposible de olvidar”.

Vinyet Panyella
“Lamento profundament la mort de l’amic José Luis Giménez Frontín, tan aviat i a deshora… Més enllà del record i de l’afecte, voldria deixar testimoni d’un projecte que, gràcies a la seva iniciativa i impuls és avui una esplèndida realitat. Em refereixo a l’Arxiu Audiovisual de Poetes, que l’any 2002 va posar en marxa des de l’ACEC, amb la col.laboració de CEDRO. El fet que un dels cinc exemplars de cada enregistrament fos lliurat a la Biblioteca de Catalunya per a la consulta pública posa de manifest el seu sentit institucional i la voluntat de deixar testimoni, donar accés i de difondre la poesia en la veu dels poetes. Des d’ara serà una altra manera de recordar-te, José Luis”.

Eugenio Trías
“Consternado por la celeridad de la noticia, sólo me queda recordar el gratísimo encuentro en el mes de junio, en ocasión de un generoso homenaje que José Luis organizó a mi trayectoria filosófica, con personas cercanas y amistosas, y la prontitud con que consiguió publicar el texto de las intervenciones. De pronto muchos retazos compartidos de su vida y de la mía se entrelazan, encuentros con el mutuo amigo Josep Maria Carandell, ya fallecido, en casa de éste, hablando de filosofía y literatura, encargos en su tiempo de la Caixa (gracias a José Luis pude gozar de ese testimonio artístico-apocalíptico extraordinario que fue el Juicio Final del escultor Caro). La noticia me resultó increíble al primer momento: tan cerca estaba mi último encuentro con él (yo mismo había atravesado un verano con problemas importantes de salud). Querido José Luis, estés donde estés te recordamos y queremos”.

Esther Tusquets
“He tenido la suerte de tratar a José Luis durante más de cuarenta años. Cuando le conocí era él tan joven que no le presté atención, pero no hizo falta que transcurrieran cuarenta años para que descubriera sus cualidades de escritor, su talento como promotor cultural (espléndida la labor que desarrolló en la Fundació Caixa Catalunya), su elegancia moral y sobre todo su generosidad, y su concepto, muy parecido al mío, de la amistad, como entrega total y sin reservas.Los amigos de Giménez Frontín podíamos tener la certeza de poseer un amigo de verdad. No me falló nunca, no me decepcionó nunca. Tendrá que transcurrir mucho tiempo para que estemos en el Maritim de Cadaqués y no esperemos verle aparecer de un momento a otro, sentarse a nuestra mesa y contarnos una de aquellas historias delirantes, desmesuradas, difícilmente creíbles, pero tan imaginativas e ingeniosas. En el Cielo (si hubiera un Cielo), Dios (caso de haber un dios) debería darle asueto algunas mañanas de agosto, para que bajara al Maritim a seguir contándolas (seguro que, gran narrrador de historias, sabía muchas más que las que tuvo de tiempo de transmitir y acaso nos perdimos alguna de las mejores”.

Rafael Vallbona
“(…) José Luís Giménez-Frontín vivía y escribía desde la más estricta tradición de la modernidad. Su antirretórica, la capacidad para solidarizarse con las víctimas de cualquier violencia y su vigoroso testimonio de los instantes vividos en plenitud le convirtieron, con el tiempo, en un clásico de nuestra época, un místico de lo material. Habiendo nacido en la Barcelona más cruda de la posguerra podía haber sido un excelente poeta trasnochado y empáticamente ajeno a la realidad, e incluso habría sido celebrado por ello, pero prefirió ser, ante todo, una persona de su tiempo (…)”. (El Mundo, 22 de desembre de 2008)


El programa Converses, de Catalunya Ràdio, va entrevistar José Luis Giménez-Frontín el 18 de novembre i va tornar a emetre-la el passat 26 de desembre


La mort de José Luis Giménez-Frontín als principals diaris

“Fallece José Luis Giménez-Frontín, escritor y activista cultural” (La Vanguardia)

“Fallece el escritor barcelonés José Luis Giménez-Frontín” (El Periódico)

“José Luis Giménez-Frontín, poeta de la humildad” (El País)

“Mor l’escriptor barceloní José Luis Giménez-Frontín” (El Punt)

“El escritor José Luis Giménez-Frontín fallece a los 65 años” (El Mundo)

“José Luis Giménez-Frontín, poeta de lo real” (El Mundo)

“Fallece José Luis Giménez Frontín, escritor especialista en cultura” (ABC)

“Fallece el escritor José Luis Giménez-Frontín” (La Razón)

"Mor l'escriptor i traductor barceloní José Luis Guiménez-Frontín" (Cultura 21)

"Giménez-Frontín, la voz de Laye" (ABC)

"Giménez-Frontín, un tipo decente" (La Vanguardia)

Altres mitjans també se’n fan ressó

"Fallece el escritor José Luis Giménez-Frontín, ganador del premio Esquío en el 2006"
http://www.lavozdegalicia.es/cultura/2008/12/22/0003_7416488.htm

"El escritor José Luis Giménez-Frontin fallece en Barcelona a los 65 años"
http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008122100_8_189205__Culturaycomunicacion-escritor-Jose-Luis-GimenezFrontin-fallece-Barcelona

"Mor l'escriptor i traductor José Luis Giménez-Frontin"
http://www.3cat24.cat/noticia/345609/ociicultura/Mor-lescriptor-i-traductor-Jose-Luis-Gimenez-Frontin

"Muere a los 65 años el escritor José Luis Giménez-Frontín"
http://www.diariometro.es/es/article/ep/2008/12/21/20081221215908/index.xml

"Mor el secretari general de l'Associació Col·legial d'Escriptors de Catalunya als 65 anys"
http://www.directe.cat/acn/mor-el-secretari-general-de-lassociacio-collegial-descriptors-de-catalunya-als-65-anys

"Último adiós al escritor de ´Los años contados´"
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=431052

"José Luis Giménez-Frontín"
http://elvisirdeabisinia.blogspot.com/2008/12/jos-luis-gimnez-frontn.html

"Muere a los 65 años el escritor José Luis Giménez-Frontín"
http://www.europapress.es/cultura/noticia-muere-65-anos-escritor-jose-luis-gimenez-frontin-20081221215908.html

"Muere a los 65 años el escritor José Luis Giménez-Frontín"
http://es.noticias.yahoo.com/5/20081221/ten-muere-a-los-65-aos-el-escritor-jos-l-d798d35_1.html

"En la muerte de José Luis Giménez-Frontín"
http://nalocos.blogspot.com/2008/12/en-la-muerte-de-jos-luis-gimnez-frontn.html

Algunes ressenyes de Los años contados aparegudes en premsa:

"Los hijos de los vencedores" (La Vanguardia)

"Les memòries de Laye" (Avui)

"Un llibre de referència" (El Mundo Catalunya)

"Un escritor que se explica" (ABC)

"Un retrato de los tiempos" (ABC)

Última crítica literària de Giménez-Frontín, publicada al suplement Culturas de La Vanguardia , el passat 31 de desembre

"Tensiones polacas"

Biografia de José Luis Giménez-Frontín

Cronología de José Luis Giménez-Frontín




Galería fotogràfica
   
Vídeo destacat

 
Presentació del llibre 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Vols rebre el butlletí electrònic de l'ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA PER

Pagina nueva 2