Dilluns, 26 d'octubre de 2020



Castellano  


Crònica de l'acte de RADICAL.3, del passat 19 d'abril
acec2/5/2018



(Foto:)
 

Cada crónica es diferente. Cada lectura, distinta. Cada mes, nuevo. Cada sesión camina por una vía sorpresiva. La lectura de Radical.3, del 19 de abril, en Barataria, trajo otra atmósfera, otro trayecto: otra forma. Se habló menos del Quijote que en otras introducciones, y más de la ínsula poética: Barataria.


El acto comenzó, a las siete, como cada mes, con una evocación de los escritos de Ingeborg Bachmann sobre música, para introducir al más joven violinista del mundo: Bernard Puigcerver, un chico de ocho años, que recibió a las poetas con un nuevo género, el micro-concierto, con fragmentos de Bach, Händel y Vivaldi, que encandiló con su destreza y finura. Y acto seguido se procedió a la lectura de las poetas, seguida por un numeroso público, entre el que se encontraban nombres conocidos, como Susanna Rafart, Lola Nieto, Antonio F. Rodríguez, Sara Torres, Verónica Aranda, Júlia Bel, Rodolfo Häsler, Jaume C. Pons Alorda, Carmen Borja, Carlos Molins, Josep A. Soldevila, Maite Jou, Florencio Martínez, José Sánchez, Gemma Ferrón, Jorge León Gustà, Carme Jounou, Iris Parra, Maite Jou, Eva Concejo, Tibeau, Ernesto Fratarolla, Rosa Ferrando, Mª Dolors Fernández y un grupo ya fiel.


Las lecturas fueron fragmentadas en dos vueltas, a petición de las poetas, tras la presentación de cada una de ellas en la primera ronda. Y el público, entusiasta, tuvo la ocasión de aplaudir, hasta ocho veces, contando con la de cierre. Las poetas leyeron de pie, y en parte de memoria, con lo que más que una lectura fue un recital (también el violinista tocó las piezas de memoria). Así es que fue un día, una tarde, memorable. Acto vivo, renovado.     


Comenzó Miriam Reyes (Orense, 1974), que fue presentada como una poeta nómada,  que a los ocho años emigraba con su familia a Caracas, en cuya universidad cursó Letras, siguiendo luego Filología Hispánica en Barcelona, donde reside y combina la actividad de la palabra con la de la imagen. Se aludió a sus inicios en la antología Feroces (1998), de la editorial DVD,  a la que siguió su inclusión en numerosas otras; y se resaltó su trayectoria, con el reconocimiento, desde la autenticidad: Espejo Negro (2001), Bella durmiente (2004), Desalojos (2008), Yo, interior, cuerpo (2013), Haz lo que te digo (2015), Prensada en frío (2015); así como su extraordinaria antología de poesía gallega actual: Punto de ebullición (2015). Se presentó su escritura como una obra potente, invasora del oído y del corazón. Creadora. Con fuerza. Que expresa la “extraña manera de estar viva”, traducida “en palabras”. No un verbo sereno:  sino una voz que punza, hiere, arrebata. “Tengo un asesino en mi brazo izquierdo”. Se apuntó el enfoque  desde donde escribe: “siempre adentro”; y para qué lo hace: para no sentirse “como muerta”. Escritura para hallar luz. En poemas breves o más extensos, siempre con expresión suelta, resuelta –se resaltó. También se destacó como una poeta que “adora los escombros, la ruina” y que no se limita a la palabra escrita y se aventura también con otros formatos, otros escenarios, otros espacios: el vídeo, las artes escénicas, los recitales. El presentador cerró una apelación sinestésica al público: “Escúchenla bien, y óiganla con los ojos del corazón”; tras lo cual ella leyó, de pie, con un máximo de concentración y una cuidada dicción.            


Le siguió Anna Gual (Vilafranca del Penedés, 1986), presentada como Licenciada en Comunicación Audiovisual, Máster en gestión de proyectos culturales y Máster en Dirección de Marketing y también poeta viajera, que ha escrito sus libros entre Mallorca, Barcelona, Francia, Bélgica, Berlín, Estambul, Montreal, Croacia y Tánger. Poeta nómada, como parte de su generación; que fue conocida a raíz de su blog, en que una editora la llamó; y desde entonces ha estado en las editoriales más señeras de la nueva poesía catalana: LaBreu, Lleonard Muntaner, Adia Edicions, Ediciones 3i4. También se mencionó su inclusión en el estudio Poesia catalana Avui 2000-2015, uno de los mejores sobre la poesía del siglo XXI y se resaltó su producción poética ejemplar: Implosions (2008), Passa-m´hi els dits (2012), L´esser solar (2013), Símbol 47 (2015), Molsa (2016) y El tubercle (2016). Se definió la suya como una poesía subversiva, síntesis de ciencia y natura, que sabe mantener el equilibrio entre lo real y lo imagístico, la mágico y lo reflexivo, la cotidiano y lo simbólico. Una poesía que traza un hilo entre lo visible y lo invisible, que valora la raíz corporal y lo vital vegetal.  Y se definió su quehacer en cuatro versos: “El vent no fa soroll / però tu el sents / quan toca les coses. //Així, el poema.” (Saudade). Poeta de expresión contenida, y profunda, se la comparó con Valente, Cirlot, Brossard. Y se recordaron dos citas sobre ella: poeta de un virtuosismo que “sorprende y emociona” (Lluis Calvo), poeta de “lirismo afectuoso” (Francesc Garriga). Y se concluyó con una reflexión sintética: “Leyéndola uno sale más grande”, que ella agradeció, y se alzó para leer, también de pie. 


Continuó Laia López Manrique (Barcelona, 1982), presentada como Licenciada en Filosofía y Teoría de la Literatura Comparada por la UB y promotora cultural, a la vez que poeta y editora de la colección Kokoro Libros, junto a Lola Nieto y Antonio Rodríguez, donde está publicado el volumen Voz vértebra (2017), en el que también escribe: una antología de poesía futura, que recoge las voces más radicales de la última poesía española. Se identificó Kokoro, palabra japonesa, como equivalente a la resonancia conjunta de “mente” y “corazón”: intelecto y entraña, que domina en la poética de la autora. Se resaltó la fuerza de sus cuatro libros, el último próximo a salir: Deriva (2012), La mujer cíclica (2014), Desbordamientos (2015) y Uroboros. Se la definió como una poeta radical, mente distinta, que arranca de los mundos de Artaud o Michaux, Martine Brode, M. Duras, Bataille, Simone de Beauvoir, Violette Leduc, sin olvidar los de Dickinson, Ajmátova, Pizarnik o Bachmann y otras: toda una tradición rebelde y luchadora. Se la definió como una poeta astillada, que compone desde la fractura y los reajustes con la corporeidad. Se comentó su noción de texto vacío en relación con su visión de la vida vacía, pues se vive, o vivimos, en cuerpo prestado, y que podría desdoblarse en “conclusión espiral. Violencia pura”. Se insistió también en su veta filosófica, y se resaltó su presencia en una de las mejores antologías del momento, donde le acompañan, entre otras, Chantal Maillard o Miriam Reyes: -Á Mujer, lenguaje poesía (2016). Se cerró con un reflexión o epifonema: “Leerla, a veces, nos rompe. Y nos conforta”. La poeta leyó de pie, con la acostumbrada penetración y musicalidad que da al poema.      


Se cerró el acto con un caluroso aplauso y luego se pasó al espacio de atrás del local, donde se sirvió una copa de cava, momento que el público aprovechó para adquirir libros y socializar.  Se anunció la próxima lectura, que seguirá en una línea abierta, sorpresiva, en el mismo local, a las 7 de la tarde, como siempre, la próxima vez el jueves 17 de mayo,  ahora con

Ester Zarraluki; Marina Oroza; Aurelio Major; Alfonso Alegre


La propuesta combina diversas poéticas vivas de la ciudad, relacionadas con el mundo de las artes (pintura, performance, especialmente) y también con el mundo la edición y la simbología. Esperamos otra nueva excelente acogida. Nuestro agradecimiento a todos los que posibilitan que la poesía se haga más visible y los poetas más cercanos.

 

Jaime D. Parra
Coordinador y presentador de Radical.3
     



   
Vídeo destacat

 
Presentació del llibre 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Vols rebre el butlletí electrònic de l'ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA PER

Pagina nueva 2