Viernes, 3 de julio de  2020



Català  


Assumpció Forcada y Rodolfo del Hoyo, invitados en El Laberinto de Ariadna
28/10/2013



(Foto: El Laberinto de Ariadna)
 
El pasado 25 de octubre, en un acto presentado por Antonio García Lorente, la tertulia de El Laberinto de Ariadna disfrutó con la presencia de dos extraordinarios poetas del panorama poético catalán: Assumpció Forcada y Rodolfo del Hoyo, ambos con obra publicada en catalán y en castellano. Assumpció Forcada tiene cuatro de sus libros escritos en catalán y sólo dos en castellano; el resto son todos bilingües. Ella es una de las grandes innovadoras de la poesía catalana, al introducir en su acerbo poético palabras procedentes de la jerga de la biología, así como del resto de ciencias en general. A propósito de un motivo científico, justifica un poemario. 

Sus libros son multitemáticos; en ellos son tratados los grandes temas que siempre han interesado al hombre: el amor, la esperanza, el sentido de la vida, la denuncia de las injusticias sociales y, en especial, la denuncia de la opresión de la pobreza y la reivindicación de la condición de la mujer. Destacan los versos Con letra clara se escriben verdades oscuras y El silencio es el campo de batalla sin disparos. Cuando los recitó, hubo una escucha atenta entre los asistentes; se produjo esa comunión silenciosa que es necesaria en una lectura de poemas.

Rodolfo del Hoyo, por su parte, comenzó escribiendo en castellano (lengua en la que están escritos sus dos primeros poemarios) hasta que un día, y de forma inconsciente, pasó a escribir en catalán. Aparecen dos poetas muy diferentes cuando escribe en castellano y cuando lo hace en catalán.
Destacan en su obra poética la profundidad de sus reflexiones: Els ulls secs de l’horizó tenen color d’erm i de vidre / brut. Hi ha una mirada de veus soles

En su poesía desnuda su alma al máximo, destacando la profundidad de introspección psicológica en el paisaje. Escribe y ha publicado libros de literatura infantil y juvenil. Como él mismo explica, la forma en que comenzó a escribir, su encuentro con la poesía: No acabé mis estudios, trabajé / cuanto pude desde la pubertad / en los oficios que abrieron mi carne. / ... Solamente alimenté una rareza, / leí a Lorca en la caja de un camión, / cruzando la ciudad de madrugada. Los versos son del poema Una historia común.


   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2