Sábado, 4 de julio de  2020



Català  


Las nuevas fórmulas editoriales y los autores
20/7/2015



(Foto:JA)
 


El miércoles día 22 de julio de 2015, en el Aula dels Escriptors (dentro del Ateneu Barcelonès), tuvo lugar un coloquio sobre “Las nuevas editoriales y los autores”. Organizado por la ACEC y Emboscall, tenía como objetivo establecer un diálogo entre autores, editores y público al entorno de la necesidad de definir un marco ético genérico que sirviera como referencia para las relaciones que se establecen en la publicación y difusión de literatura.

Después de que Pura Salced​a –poeta, secretaria general de la ACEC– hizo la presentación e introducción al encuentro, tomó la palabra Jesús Aumatell, editor de Emboscall, el cual, a partir de la reflexión sobre su experiencia editorial, y particularmente del balance del primer año de la reanudación de la actividad (Emboscall estuvo parada entre 2012 y 2013), argumentó sobre la necesidad de consensuar colectivamente un código ético profesional en el ámbito de las nuevas plataformas editoriales. Según él, estas plataformas, en crecimiento desde hace unos veinte años,  han sido positivas porque han contribuido (junto con Internet) a democratizar el acceso a la publicación, han tenido a medio plazo el efecto de la devaluación del prestigio del libro, cosa que, con el añadido de la crisis económica, ha comportado la caída del mercado. Para dignificar el libro y elevar su consideración social hace falta, según Aumatell, que estas plataformas definieras un código deontológico y lo siguieran coherentemente. Es cierto que la legislación ya tiene previstas unas normativas que regulan las relaciones editoriales, pero están pensadas para unas determinadas empresas y un contexto mercantil muy diferente del que es la realidad cotidiana de las pequeñas editoriales prácticamente artesanales.

Los asistentes, entre los cuales escritores como Carlos Vitale, Ramon Monton, Francesc Cornadó, Lluïsa Latorre, María de Luis, Ricard Mirabete, Antoni Ferret​, Albert Tugues, la psicóloga Margarita Santiso y la​ ya mencionada Pura Salced​a, aportaron sus reflexiones en torno a esta cuestión. Se reconoce que ha habido un cambio de paradigma, y que el libro digital ofrece una alternativa viable, un campo en expansión. También se propone que se canalicen las ventas hacia circuitos alternativos (más allá de las librerías). Sobre cómo se puede regular el trato editorial, parece que cada caso requiere una solución específica. Aumatell insiste, en establecer una serie de normas básicas, un principios, que sirvieran de marco general. Según él, son dos las principales que afectan, por un lado, al público  y por otro al autor:

1) el editor tiene que garantizar que aquello que publica tiene la calidad mínima necesaria para ser comercializado; sólo así se recuperará la confianza del público;

2) el editor no puede poner como condición necesaria la implicación económica del autor, si bien éste tiene que ser consciente del coste de la publicación, y hacer concesiones, si hace falta, para que antes de que exigir liquidaciones de los derechos por ventas quede cubierto este coste. [Se entiende que se respetará la propiedad intelectual de la obra íntegramente del autor.]




   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2