Martes, 14 de julio de  2020



Català  


Presentación del libro de poemas 'El frutal del adiós', de Guillem Vallejo
José Luis García Herrera9/4/2014



(Foto:)
 

 La presentación fue a cargo del poeta José Luis García Herrera, que situó el contexto histórico por el cual, como prólogo, figura un estudio sobre la poesía de Guillem Vallejo realizada por Ángel Crespo a comienzos del año 1995. 

Después, durante su intervención analizó las claves principales del libro (hemos hecho un pequeño resumen de su estudio que exponemos una líneas más abajo) y dio unas pinceladas sobre la atemporalidad y el trasfondo pictórico de los poemas. A continuación Guillem deleitó al público asistente con una lectura muy escogida de las cuatro partes en que se divide El frutal del adiós. La editora, Amália Sanchís, dijo unas palabras sobre la experiencia de publicar este libro trascendental dentro de la producción poética de Guillem Vallejo. El acto contó con el colofón final por parte del cantautor Emiliano Valdeolivas, que cantó el poema que ha musicado de este libro y que incluye en los recitales que ofrece cuando actúa en las escuelas. 

“EL DON DE LAS PÉRDIDAS”
Quizás, lo primero que sorprenda al lector de El frutal del adiós sea encontrarse con un prólogo de Ángel Crespo escrito en 1995 y que analiza la obra poética de Guillem Vallejo Forés (Barcelona, 1962), que comprende el período creativo que abarca de 1989ª 1994. Este texto inédito de Crespo pertenece, o se corresponde, al estudio que preparó para la presentación de la antología Los nuevos poetas, en la cual Vallejo era uno de los poetas antologados. Un texto que, como merecido e íntimo homenaje a un gran poeta y a una época entrañable, es recuperado para esta edición

Por lo tanto, este libro de poemas, este cancionero como muy bien lo definiera Crespo, arranca desde hace mucho tiempo, o tarda mucho tiempo en editarse. Su génesis, su leit motiv, parte de tres hechos que se entroncan en la vida del poeta y quizás por este orden. Tres hechos que se evidencian, se distinguen y quedan fielmente reflejados en los poemas. El primero, la asistencia a un recital de J.L. Borges, que deja un marcado impacto en el sentir existencial de Guillem. El segundo, una exposición del pintor romántico alemán Caspar D. Friedrich en el Museo de Prado. El tercero, el nacimiento de la hija de una muy buena amiga de nuestro poeta. Borges alimenta las razones de la vida. Friedrich plantea diferentes visiones de la realidad. El nacimiento de esta niña es la razón de toda vida, de toda existencia, de la realidad misma. 

Uno de los aspectos que ya remarcaba Crespo en su estudio, y que en este libro consigue una presencia más destacable, es el aprecio a la palabra como elemento primordial y moldeable en el poema, como pieza única que encaja en la estructura del verso y le otorga todo su valor. En acertada afirmación de Crespo: “las palabras no son sólo un medio sino un fin de su poesía, pues no son las meras despertadoras de los objetos, sino también las despertadas por el poeta”. 

Los aspectos pictóricos juegan un papel muy importante en la confección de una gran parte de los poemas. Cómo he comentado, el descubrimiento de la obra de Friedrich deja un gran impacto en el ánimo de Vallejo quien, a su vez, traslada este impacto emocional a los poemas. Una mirada sobre las nubes, una mirada a través de una ventana solitaria..., invitan a la contemplación de esta pequeña vida que se estremece entre los brazos que la mecen y la nominan. 
Es éste un libro que fondea en la raíz del árbol de la vida, que vuelve al paraíso de la inocencia, que en estos tiempos de prisas y de caos supone un bálsamo de relajación y de calma. Un libro, El frutal del adiós, que demuestra, en su concepción, en la meditación que guardan y suscitan los poemas, en su manera de plasmar e indagar los aspectos más existenciales de la iniciación a la vida, la madurez de un poeta que, entregado desde hace muchos años a una labor tan poética y altruista como la solidaridad, tardó en dar a la imprenta este testimonio de vida y sabiduría. Pero nunca es tarde cuando la belleza late entre las manos y por detrás de los párpados.



Galería fotográfica
   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2