Martes, 14 de julio de  2020



Català  


''Traducir es ciencia ficción'', lema de las asociaciones de traductores en el puesto de la Rambla de Catalunya
ACEC24/4/2014



(Foto:Lidia Penelo)
 
La iniciativa, que se presentaba bajo el lema "Traducir es ciencia ficción", llamó la atención de muchos  paseantes que se acercaban interesados, y a quienes se explicaba que la traducción es ciencia porque exige un profundo conocimiento de la lengua y la cultura del original y de la de la traducción, y es ficción porque reproducir el estilo, los efectos, el tono, las cadencias…  del texto de partida en la lengua de llegada exige una gran habilidad literaria y una buena dosis de creatividad.

Y, a pesar de todo, en este país donde la mayoría de los libros que se editan son traducciones, es una profesión muy a menudo ninguneada: rara vez aparece el nombre del traductor en lugar destacado y, con frecuencia, no se le cita en las críticas literarias que se publican en los medios de comunicación. Es además una profesión mal pagada, sobre todo la traducción literaria. “Da la impresión de que los traductores no existen", comentaba Gabriel Hormaechea, traductor y vicepresidente de ACEC.

El panorama no es muy prometedor, el traductor cobra un anticipo  por la traducción de la obra y en contados casos llegan a percibir el tanto por ciento que les corresponde de las ventas. Éste es sólo un ejemplo de la precariedad del traductor literario, que normalmente ha de hacer pluriempleo porque sólo con la traducción no puede sobrevivir. Imaginemos por un momento lo que sería nuestra cultura sin los traductores. Esperamos repetir la experiencia el próximo año con el mismo o mayor éxito.


   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2