Lunes, 6 de julio de  2020



Català  


Mercè Amat y Sara Avendaño: naturaleza, mente, corazón y acción
Guillem Vallejo23/5/2015



(Foto:sm)
 


Hay poetas que son naturaleza, otros son mente, otros, como es el caso de las dos voces nuevas que hemos presentado en el espacio coordinado por Albert Tugues, son ambas cosas y habría que añadir "corazón" y "acción". Desde el mismo título, la poesía de estos poemarios, A recer de les ventades de Mercè Amat y Caótica y poética de Sara Avendaño, ya nos presenta una naturaleza que va mucho más allá de ella misma y que puede tener un claro protagonismo con referencias concretas, vivenciales, en poemas de Mercè Amat, donde se hace mención a la Ribera del Ebro o al mismo espacio ciudadano; también puede llegar a adquirir hechos simbólicos en “Bendita lluvia” y “Atardecer” de Sara Avendaño, donde se nos muestra cómo los seres humanos vivimos también nuestras estaciones y podemos volver a empezar: “Como la vida”. Ambas autoras nos hablan de las inquietudes del ser humano, del itinerario a menudo agitado de la misma vida, en la poesía Mercè Amat más presidida por la nostalgia de trasfondo, y en Sara Avendaño con referencias directas a los valores humanos que pueden permitir que entre todos construyamos un mundo mejor, en poemas intencionadamente interrogantes como “¿Respeto?”

En este itinerario será inevitable pasar por los callejones estrechos de la pérdida y del dolor que van conformando aquello que verdaderamente somos. Nacemos una y mil veces, y poemas como “Nihilisme” de A recer de les ventades, acontecen testigo de este recorrido vital: “Ens caldran immersions aprofundides/ en la llacuna de l'absència i del dolor/ per poder-ne foragitar tanta impostura''. Otra de las virtudes de estos dos poemarios es la capacidad de síntesis, la contundencia expresiva que demuestran ambas poetas, algunas de ellas como carta de presentación, al inicio, por ejemplo, de “Veus de poema” de Mercè Amat: “El poema mai no es clou ni s'abandona,/ a terra mut, inert i en solitud''; otros, como colofón del poema, como sucede al final del libro de Caótica y poética, también en referencias metapoéticas que afirman la importancia del proceso creativo como una forma de crecimiento personal: “(...) inspira, reparte, baila,/desea, admira, respira,/felicita, comparte, llora,/escribe, escribe, escribe”. Si a todo esto sumamos la implicación de ambas poetas en el tejido del mundo colaborativo a partir del trabajo solidario que realizan en Poesía en Acción, llegamos a entender la profundidad de unas formas de poesía que no se quedan en la reflexión intelectual o con modas estilísticas sino que erigen sus voces de la misma experiencia vital y, en definitiva, de un ser en y con el mundo.

SELECCIÓ POÈTICA

SARA AVENDAÑO

Tu creación
Tu destino en tus manos,
latente, sereno, impávido,
con ganas de mostrarse al mundo,
de apaciguar espíritus,
de proyectar Luz,
de generar Amor,
sintiéndose dueño de todo
sin saber de nada, ausente,
forjándose en tu alma
para liberar la mente,
los egos, las dudas.
Tenías que ser tú. Siempre TÚ
Y su destino saboreó tu piel,
sereno, latente, dulce.

Mi querido enero
Te vas, triste y frío,
dejando tras de ti un gélido rastro
acompañado de imborrables recuerdos
como huellas invisibles
que marcan un corazón
maltrecho con heridas de guerra,
como la profunda soledad
que experimenta el ser
incomprendido en el propio SER,
a la vez que extiendes
tu blanco manto de terciopelo
más allá de océanos y mares,
derramando tu magia
en perfectos copos de nieve
que nos hacen a todos más humanos,
más sinceros, más sensibles.
Gracias por ser el primero de los doce,
el maestro, el más duro, el más frío,
el alquimista, el que arranca el nuevo año.
Y con él, los miedos.

Universalmente poética
Tenías tantas cosas que decir
que el Universo contuvo su aliento
en una inspiración fuerte y profunda.
Y te escuchaba hablar de la vida,
de los años de juventud y locura,
de la tristeza vivida en soledad,
de la belleza de los amaneceres,
de las injustas leyes humanas,
de las oportunidades nacidas
del fracaso más absoluto.
Y te respondía que conectaras con Él,
con los sueños, con la inmensidad
de su caos, de su presencia,
con la plena conciencia de tu existir,
con la vida, con la gratitud de su Amor,
con la poesía del Universo, de las estrellas,
con el infinito que habita en ti.
Y en su expiración
universalmente poética
te empujó a Él.

MERCÈ AMAT

Deriva
Hi va haver paraules no dites arreu, escampades.   
Sòrdides allaus d’empaitades solituds
que adormien el crepuscle del dolor
dins la nascuda por que humitejava les cendres.
Avui, encara esperen les que foren pronunciades
ser l’anvers d’allò real enllà les aparences,
on res, cap cortesia ni ningú, insolents, no les aturen;
i enlloc més fugen rere ironies de la història.
Si no les reculls, persistiran incansables
en la boscúria, tal com les ombres empaiten
la indigència de les formes. Mira-les!
Dansen com les heures a galop de la cridòria.
Hi ronden folles esqueixant la bardissa de la lògica.
(Creu-me quan et dic:
“temoroses s’apropen, t’estrenyen i, si poden,
t’encerclaran somiant-te”.)
És aquesta hora dels atzars de freturosa fressa
que empeny a fer renéixer un nou llenguatge,
però no saps pas quin i tanques el llum dels ulls.
Despertes. Te’n vas de pressa.
Hi va haver paraules no pronunciades
que llisquen en el fangar d’un subsòl inefable.
I aquelles altres, erràtiques, que foren dites,
violenten el silenci fent trencadissa:
… dissonàncies … desdibuixades ... 
                 … dissemblances ... descapçalades ...
                              ... dissorts … desconstruïdes ...
Vaguen enlaire, irreversibles!
Desencisades.

Expectació
Lenta i persistent la pluja se’ns instal·la
a mitja tarda i sense por,
damunt el bosc que sembla endormiscat
i no té pressa.
Cau plàcidament
i, a poc a poc, és duta cap al moviment
per una dansa que fa l’aire
amb els sons reverberats de terra humida que s’escampa.
Se’ns instal·la sent els brots d’una olor fresca:
remoreig de creació i contínua naixença
d’uns primers noms en una ment
que no descansa i descobreix
quina és l’afinitat entre les coses,
i entre subjecte i objecte.
Mosaic de versemblances que poden fer conèixer
quins són els caràcters expressats en les paraules,
tan expectants d’una saviesa que, dins nostre,
despunta irrenunciable,
mentre la tarda va allargant-se
com un estol de comprensió del tot indefugible.

Despertar
La muntanya desperta d’una soledat tan fictícia, com quan
les aigües en silenci llisquen,
de la mateixa manera que viuen les edats disbauxades
un ordre pretès quiet.
Xiula el vent
els somnis d’altres temps que frisen demanant, com de biaix
i enfront dels termes fets,
una existència entreteixida per les fascinacions,
els imaginaris i els relats
que sobrevolin l’obvietat que tant destensa l’ànima, empetitint-la.



Galería fotográfica
   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2