Lunes, 13 de julio de  2020



Català  


XVIII Semana Negra de Gijón
Matías Néspolo14/7/2015



(Foto:SNG)
 

El tren negro en realidad es blanco. Un Talgo común y corriente que parte puntual a media mañana hacia Gijón. Hasta hace unos años la organización fletaba uno histórico de los tiempos de Alfonso XIII sólo para escritores, invitados y prensa, pero con los recortes presupuestarios ya se sabe. Sin embargo lo negro va por dentro, repartido entre los pasajeros, en un par de furgones. Y lo negro por antonomasia viene en un señor con sombrero panamá y camisa blanca, que parece ir de incognito, a cuyo lado se sienta, casi por casualidad, este cronista despistado.

El pasajero no es otro que Juan Madrid, uno de los históricos fundadores, rumbo a la inauguración de la XVIII Semana Negra de Gijón. Una institución que en casi tres décadas de festival solo faltó media docena de veces a la cita, pero aunque parezca mentira, ésta es la segunda vez que sube al tren negro, confiesa. La primera fue 28 años. Muy poco después de que junto a Paco Ignacio Taibo II, Manolo Vázquez Montalbán y los sospechosos habituales, gestaran casi de manera conspirativa este festival, recuerda, en un encuentro internacional de novela negra en San Juan del Río (México).

Mucha agua ha corrido desde entonces -y el tren negro ha perdido el bullicio y desmadre de antaño domesticándose de a poco, todo hay que decirlo-: "Pero lo más significativo es que el género sigue adelante con fuerza y buen nivel, hoy hay en activo tres generaciones de novelistas muy buenos", dice el veterano autor de Los hombres mojados no temen la lluvia (Alianza). Y el de Málaga tiene motivos de sobra para el optimismo porque Ediciones B recupera en edición conmemorativa su célebre serie de Toni Romano. Seis entregas de las cuales las dos primeras: Un beso de amigo (1980) y Las apariencias no engañan (1982) ya están en la calle en un solo volumen.

Juan Madrid participa esta tarde en las primeras actividades de la Semana, apenas inaugurado el recinto por el alcalde de la ciudad, en un encuentro con los clubes de lectura de La Once. Y junto al programador del festival, Ángel de la Calle, repasará su obra y lo que supone "Escribir para las pantallas".

Pero Madrid no es la única estrella literaria sobre los raíles, porque también a Gijón viaja la nicaragüense súper ventas Gioconda Belli, que no se dedica estrictamente al género negro, pero hace tiempo que la Semana abrió sus fronteras a la ciencia ficción, a la novela histórica o a la novel a secas y, por supuesto a la poesía. Como debutante en la fiesta Belli está "abierta a la sorpresa". La autora presenta El intenso calor de la luna (Seix Barral), "una novela que saca la menopausia del armario y cuestiona la idea de que es el fin de la feminidad" y de paso muestra su faceta poética, para muchos desconocida. Belli recitará mañana sobre la medianoche junto al pope del verso local Luis García Montero.

Lo cierto es que el tema de género está más que presente en la XVIII edición y también en el tradicional tren, porque uno de los platos fuertes del programa serán las mesas sobre la nueva novela latinoamericana y la violencia de género  en las que participaran la argentinas Gabriela Cabezón Cámara, María Inés Krimer, Selva Almada y Tatiana Goransky, a tono con la movilización social desatada en su país en los últimos meses por los reiterados casos de "femicidios".

Pero no solo en la violencia de género hace blanco el festival, sino también en la política porque otro de los autores que acapara la atención del tren negro en una rueda de prensa a bordo es el colombiano Gustavo Forero, director del festival Medellín Negro, cuya novela Desaparición (Ediciones B) le valió la hostilidad del gobierno de su país al enfocar sobre "un tema que oficialmente no está reconocido e incluso un poco censurado en la prensa", dice, como las "desapariciones forzadas". Algunas organizaciones contabilizan cerca de 250.000 casos desde comienzos de los 80 hasta nuestros días. De eso se ocupa su novela a través de un caso sentenciado y por ello incuestionable: la desaparición en 1985 de once guerrilleros del M19 en la recuperación del Palacio de la Justicia por parte del ejército regular.

Se trata sólo de un primer avance sobre el tren negro de lo que se viene, con aquellos autores que viajan junto al histórico fundador de camisa blanca -los que disfrutan de las fanfarrias de la banda municipal al llegar a destino-, hay grandes figuras entre los nombres del programa, españoles y latinoamericanos, que llegarán a Gijón los próximos días:  Dolores Redondo, Rosa Montero, Sergio Ramírez, Diego Trelles Paz, Jordi Llobregat, Carles Quílez o Luis Alberto de Cuenca. Sin contar con los añadidos fuera de programa de último momento como Antonio Muñoz Molina, Elvira Lindo o el dibujante italiana Milo Manara, al que la organización de la Semana Negra homenajeará el próximo sábado 18. Y sin contar tampoco los titanes que se disputan este año el prestigioso premio Hammett: Carlos Zanón, David Torres, Víctor del Árbol y Guillermo Orsi, de los cuales todos menos el último estarán presentes en el festival.

 



   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2