Sábado, 11 de julio de  2020



Català  


Los autores son los protagonistas
23/3/2013



(Foto: HM)
 
La literatura y los autores. Estos son los auténticos protagonistas del Salón del Libro de París, que hoy sábado ha sido invadido por el público hasta el punto de generar situaciones de colapso en algunos pasillos y estands del recinto ferial. La delegación barcelonesa se ha encontrado con la agradable sorpresa de comprobar como, en este salón y en este país, la literatura conserva aún un peso social significativo y los autores son los auténticos protagonistas.

Las sesiones que ha acogido hoy el Café Barcelone –donde transcurre la actividad de los actos dedicados a la literatura procedente de la ciudad– han sido seguidos por un público numeroso, que en ocasiones se ha tenido que conformar con seguir los coloquios de pie o sentado en el suelo. Las colas también se han repetido en las firmas y dedicatorias de los autores catalanes (la lista de los 25 creadores invitados por el Institut Ramon Llull y la organización ha sido elaborada con criterios de mercado; es decir, con escritores con novedades recientes en el panorama editorial francés).

Los coloquios de hoy en el Café Barcelone que han contado con participación de los autores de la ACEC se han centrado en los géneros que marcan sus respectivas obras literarias. Uno de los que ha provocado mayor expectación ha sido “Escribir la Historia”, que han protagonizado Javier Cercas, Jaume Cabré y el francés Laurent Binet (autor de la exitosa HHhH, premio Goncourt 2010 y que relata el asesinato del líder nazi Reinhard Heydrich en 1942). Los tres reconocidos autores han abordado su condición de escritores que han llevado a la ficción novelada capítulos concretos de la historia contemporánea.

En este sentido, Javier Cercas, que ha sido invitado a hablar de Anatomía de un instante, ha subrayado el rol diferente que asume el escritor cuando novela un aspecto real de la Historia: “el escritor puede decir determinadas cosas que el historiador, que ha de limitarse a interpretar la historia, no puede”. “Cuando escribo del pasado hablo de mi mismo o de mi entorno; en el caso de Anatomía de un instante lo hice de mi padre; el pasado es una nueva dimensión del presente”, ha añadido Cercas. El autor gerundense ha resaltado que “en mi caso, no me he encontrado la historia hecha, sino que he debido construirla”. En unos términos similares se ha expresado Jaume Cabré, que ha sido invitado a hablar de Les veus de Panamo: “topé con una escuela abandonada en los Pirineos y a partir de este elemento pude construir la historia”. “La verdad del historiador es el rigor, la exactitud y la objetividad, mientras que el novelista encuentra la historia como la solución para llegar al personaje”. Lauren Binet, por su parte, ha expuesto que “la historia apareció sola: me la encontré y lo que debía entonces era novelarla”.

Los límites del narrador en el momento de escribir la historia también han centrado una parte importante del coloquio “El buen uso del fantástico”, en el que han participado Miquel de Palol, Albert Sánchez Piñol y el francés de origen andaluz Jean-Marie Blas de Roblès casi en la hora de la cena pero con buena presencia de público. Palol –que acaba de estrenar la versión francesa del primer libro de El jardí dels set sepulcres– ha resaltado que “el reto del escritor es hacer creíble la historia que explicas”. “Las historias se falsifican a medida que pasan de voz en voz, sea por intención o por las trampas de la memoria; cada vez que explicamos o recordamos una historia la cambiamos; es un mecanismo propio de la naturaleza humana”. El presidente de la ACEC ha explicado que El jardí dels set sepulcres está construido sobre “historias reales aparecidas en la prensa, otras que me explicó gente de fiar y otras totalmente inventadas”. Abordando el género, Palol ha apuntado que “el fantástico se contrapone al realismo porque tiene un punto de abstracto que lo hace más general que el pretendido realismo, que es más particular”.

Sánchez Piñol ha llegado a París con la edición francesa de Victus bajo el brazo y esto ha motivado que parte de la conversación estuviera centrada en la Barcelona resistente de 1714 y “como esta ciudad ha sido sometida a tantas catástrofes como la de hace 300 años”. “Las catástrofes son recurrentes en la historia de Barcelona y Catalunya y esto ha generado que muchos autores de la ciudad y el país tengan la catástrofe como teoría y referente creativo: es una corriente de pensamiento”. El autor de La pell freda ha manifestado que “la mejor manera de explicar una verdad es través de la ficción. Victus tiene un claro componente de ficción, pero todos los hechos están perfectamente documentados; una novela te permite expresar la emotividad, cosa que no puede hacer un ensayo histórico”.

Los géneros también han centrado el coloquio en el que ha participado Berta Marsé, junto a Jordi Puntí y el escritor francés Philippe Ségur: “Del relato a la novela”. Tanto Berta Marsé como Jordi Puntí han coincidido en señalar que aterrizaron en la literatura casi sin planteárselo, al ganar un premio”. La autora barcelonesa, a propuesta del presentador ha expuesto los mecanismos de culminación de sus relatos y ha confesado mostrarse exigente: “me cuesta mucho quedarme satisfecha y al final los acabo por cansancio u obligación”. Marsé se ha presentado como una enamorada de los cuentos: “siempre me ha gustado que me los explicaran y explicarlos, y ahora excribirlos”. “Me interesa la naturaleza humana, enamorarse y desenamorarse, y esto es lo que reflejo en mis relatos”, ha añadido. En la misma introspección creativa, Puntí ha afirmado que “a mi me resulta fácil saber cómo empieza y acaba una historia; el problema es lo que hay en medio”.


   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2