Sábado, 4 de julio de  2020



Català  


Montobbio abre un diálogo con los lectores en su nuevo libro
26/6/2013



(Foto: Carme Esteve i Pla)
 

El pasado 19 de junio, en el Ateneu Barcelonès, tuvo lugar la presentación del libro Los soles por las noches esparcidos, del poeta Santiago Montobbio. La obra ha sido publicada dentro de la colección de poesía El Bardo, de la editorial Los Libros de la Frontera.

El acto fue a cargo de Chiara Bolognese, Laurie-Anna Cathala y Rafael Lozano, con la participación extraordinaria de Klaas Wijnsma, traductor al holandés de parte de la obra poética montobbiana. El periodista Rafael Lozano condujo el acto y se refirió a esta segunda etapa creativa –hubo una anterior en la juventud del autor– como un hecho que admiraba, ya que el poeta compuso 400 poemas en poco tiempo.

Laurie-Anne Cathala Morisset, una joven promesa investigadora gala, leyó un elaborado estudio de los poemas que se daban a conocer. En él destacó que se produce el contacto con la alteridad y que, cuando aparece la muerte, no es el camino hacia la nada sino el paso a la nueva creación poética, llena de imágenes recurrentes y símbolos con nuevos matices. Nos hizo partícipes de una bella imagen para hablar del proceso creativo montobbiano de esta segunda etapa: la encerrada en la palabra “diluvio”, sobrevenido por la acumulación de agua (estro poético) tras los años de sequía o silencio. Realmente, consiguió expresar toda la intensidad creativa de Montobbio en esos poemas de Los soles por las noches esparcidos.

Chiara Bolognese, profesora, nos dio su visión de la poesía de Santiago, en quien no ha acertado a desdoblar la faceta de amigo de la de poeta, ya que “su mundo se sucede en las palabras”. Respecto a este libro, nos dijo que completa y sigue la recopilación anterior, La poesía es un fondo de agua marina, aunque también tiene su “vida propia”: son más de cuatrocientos poemas, junto a algunas prosas poéticas, que siguen la misma línea temática de aquellos, además de enriquecerlos con reflexiones más detalladas y con explicaciones, la mayoría de valor metaliterario.  

Consideró que en este libro eran necesarios por igual tanto las prosas como los poemas a los que se refieren. Unos poemas en los que Montobbio crea y describe un mundo sombrío pero con la esperanza de salvarse mediante la escritura. Desfilan la vida, la escritura, el arte, los afectos, Barcelona, el amor tratado de forma desgarradora, en una meditación en la que el lector acaba implicándose. Dijo que hay un diálogo constante entre los textos, entre los poemas de este libro y los del anterior, a la par que es un diálogo del poeta consigo mismo y del poeta con su lector; y que, en el yo poético, Santiago se muestra como un extraño, como si mirara desde afuera.

Klaas Wijnsma, su traductor al holandés, explicó el por qué se decidió a traducir la obra de Montobbio: porque quedó “hechizado” por el ritmo de su poesía. A continuación, hubo un turno de preguntas por parte de Lozano: desde cuál era su relación con el Ateneu, a que si el “vaciarse” fue una razón de su silencio. O si su cambio de callado –cuando él lo conoció– a locuaz –actualmente– obedecía a que volvía a escribir. O si el ritmo poético se correspondía con solos de saxofón de Charlie Parker. O el hecho de que era más conocido en el extranjero que en este país. O si se sentía más angustia cuando no se crea o cuando se crea tanto que no hay tiempo material de escribir todo lo que llega a la mente.

Se completó esta presentación con la lectura de poemas por parte de los ponentes y del autor. Con la originalidad de que escuchamos cómo suena y se mantiene la musicalidad en la traducción holandesa.



Galería fotográfica
   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2