Sábado, 5 de diciembre de  2020



Català  


Ha fallecido Joan Fontcuberta. maestro de traductores
acec12/2/2018



(Foto:)
 

El año 2011, al poco de recibir el premio Ciutat de Barcelona por la traducción de La impaciencia del cor,  de Stefan Zweig (Quaderns Crema), Joan Fontcuberta i Gel explicaba que había tenido una vida “plena” porque se había podido dedicar a las dos actividades que más lo llenaban: la traducción de literatura y la docencia.

Nacido en Argentona el 1938 y licenciado en Filosofía y Letras –en la rama de filología anglogermánica–, en 1982 Fontcuberta se doctoró con la tesis Vers una metodologia del català com a segona llengua, dirigida por José Manuel Blecua. Empezó su extensa carrera como traductor a principios de la década de los 60 con traducciones al castellano del alemán y el inglés, como por ejemplo Tonio Kröger y otras narraciones, de Thomas Mann, que apareció el 1966; el mismo año publicó también la primera traducción al catalán, que curiosamente también era de Mann, La mort a Venècia, publicada a Proa.

A partir de entonces, Joan Fontcuberta compaginó las traducciones del alemán y del inglés al catalán y al castellano. La lista de títulos, que se aproxima al centenar, incluye una gran cantidad de autores del siglo XX que, contemporáneamente o a lo largo de los años, se han convertido en figuras de referencia. Su versión de La mort de Virgili, de Hermann Broch (Ediciones 62, 1991) le permitió ganar el premio Nacional de Literatura Catalana de Traducción, concedido por la Institució de les Lletres Catalanes. Dos años después llegó la versión catalana de la monumental El timbal de llauna, del premio Nobel Günter Grass (Ediciones 62). El 2000 Quaderns Crema  puso en circulación las imprescindibles Narracions de Franz Kafka. Fue Fontcuberta el primer traductor de Peter Stamm al catalán (Agnes y Pluja de gel, los dos en Quaderns Crema, publicados el 2000 y 2002, respectivamente) y también uno de los primeros que se encaró con un texto de la premio Nobel de Literatura Herta Müller (Tot el que tinç, ho duc al damunt,  Bromera, 2010).

Entre el enorme legado de traducciones de Fontcuberta hay también novelas de Thomas Bernhard –de quien versionó El malaguanyat (Proa, 1992), Alexander Lernet-Holenia (El baró Bagge, Viena, 2016), Anna Seghers (Trànsit,  La Magrana, 1989), Arthur Conan Doyle (El món perdut, La Magrana, 1984), Graham Greene (El tercer home, La Magrana, 1987) y Mark Twain (Les aventuraes de Huckleberry Finn, 7x7, 1979).

El gran traductor de Stefan Zweig

El autor que Joan Fontcuberta tradujo más a lo largo de los años  fue el austríaco Stefan Zweig. Empezó con El món d'ahir (Quaderns Crema, 2001) –que fue un fenómeno editorial tanto en castellano como en catalán– y desde entonces  tradujo una quincena de títulos más, entre los cuales destacan Els ulls del germà etern  (Quaderns Crema, 2002), La curación por el espíritu (Acantilado, 2006), Montaigne (Quaderns Crema 2008), Clarissa (Quaderns Crema, 2017) y Por, que ha llegado a las librerías este mes de enero.

Fontcuberta fue durante años catedrático de la Facultad de Traducción y de Interpretación de la Universitat Autònoma de Barcelona. Además de su tarea como traductor y como docente, en 2008 publicó en  Arola el ensayo sobre traducción Tots els colors del camaleó, donde hacía balance de su trayectoria a los 70 años, y escribió, junto con Montserrat Bacardí y Francesc Parcerisas, Cent anys de traducció al català (1891-1990), publicado en Eumo en 1998. A pesar de ser considerado como uno de los traductores más destacados de las últimas cinco décadas, Fontcuberta recordaba seis años atrás la precariedad de su oficio: “Un traductor profesional lo tiene todavía muy difícil para vivir de su trabajo”.



   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2