Sábado, 5 de diciembre de  2020



Català  


Selma Ancira gana el XII Premio de Traducción Ángel Crespo
26/10/2009



Selma Ancira (Foto:Arxiu)
 
Selma Ancira ha sido la ganadora del XII Premio de Traduccón Ángel Crespo, otorgado por la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña, CEDRO y el Gremi d’Editors de Catalunya, por la traducción del ruso de la obra Viva voz de vida (Editorial Minúscula, 2008), de Marina Tsvietáieva. El galardón, dotado con 12.000 euros, le será entregado el próximo 9 de noviembre en un acto en el Ateneu Barcelonès especialmente relevante, ya que el año 2009 está reconocido como el Año de la Traducción por el Ayuntamiento de Barcelona.

Este premio, convocado en recuerdo a la figura del intelectual Ángel Crespo (Ciudad Real, 1926 – Barcelona, 1995) y a su vinculación con la ACEC desde su fundación en el año 1980, es uno de los premios de traducción más importantes en lengua castellana. El jurado del Premio ha estado formado por la viuda de Crespo, Pilar Gómez Bedate, y los traductores Luisa Colomer, Anne Hélènne Suárez, Oliver Strunk y Carlos Vitale, en  calidad de secretario.

Selma Ancira (México, 1956) está especializada en literatura rusa del siglo XIX y en literatura griega moderna. Ancira descubrió la obra de Marina Tsvietáieva al público de habla hispana y ha traducido casi la totalidad de su prosa. Entre otros autores, también ha traducido al castellano a Alexandr Pushkin, Nikolái Gógol, Fiódor Dostoievski, Iván Goncharov, Iván Bunin, Mijaíl Bulgákov y Boris Pasternak, así como a Seferis, Ritsos, Kampanelis y Maria Iordanidu. Entre otras traducciones, hay que destacar la Correspondencia (1842-1910) y los dos volúmenes de los Diarios (1847-1894) y Diarios (1895-1910) de Lev Tolstòi, consideradas la aproximación más esmerada que se ha hecho del autor de Guerra y paz.

Ancira considera “un honor enorme” la concesión del premio Ángel Crespo, y dice sentirse “inmensamente feliz que la obra elegida sea de Marina Tsvietáieva. Este galardón es, así lo entiendo, un premio compartido con mi autora. Es el reconocimiento de su obra a través de mi castellano”.

Viva voz de vida (Minúscula, 2008) recrea la amistad que unió a Tsvietáieva con el poeta y pintor también ruso Maximilián Voloshin entre 1911 y 1917, a quién conoció cuando ella era una adolescente. La autora dedica el texto a la memoria de Voloshin, un personaje “entusiasta y generoso”, que acogió figuras como Andrei Biely, Ósip Mandelstam o Alexandr Blok, en su casa de Crimea, uno de los puntos de encuentro más singulares de toda Europa. “Es un libro lleno de frescura, un canto a la amistad, en el que las anécdotas reales se entretejen con las historias mitológicas, los recuerdos con los cuentos populares, los personajes de esos cuentos con seres que bien podrían ser de cuento”, explica Ancira a la ACEC sobre la obra que ha traducido.

La autora galardonada describe la dificultad que encontró en la traducción de su título, de este modo: “Cuando leí este libro, me cautivó su luz, la frescura del relato, el carácter anecdótico de la narración. Quise traducirlo, pero el título me detuvo en seco. Parecía un título imposible de verter, no sólo al castellano, a cualquier otra lengua… Y así, durante más de veinte años, ese título tan conciso, tan expresivo, tan tsvietaieviano estuvo dándome vueltas en la cabeza. Y, de pronto, un día, para utilizar una palabra que le gustaba a Marina, tuve una “iluminación”: Viva voz de vida. Sí, ese era el título. De  inmediato me puse a traducirlo”. Así, el libro llevó a Ancira a Crimea, a Koktebel, a visitar la mítica casa de Voloshin, a recorrer aquella “bahía en tierra baldía”. Allí la autora encontró “lo que buscaba, lo que necesitaba para entender la esencia de este libro: esos aromas, esa vegetación, esa luz, ese mar, la mitología, la historia… todo lo que conforma este libro”.

Un premio de prestigio
Entre las obras que optaban este año al XII Premio de Traducción Ángel Crespo, había traducciones de Christia Wolf, Giorgio Vasari, Jean Samuel y Jean-Marc Deryfus, y los originales estaban escritos en cinco idiomas: inglés, alemán, ruso, francés e italiano. El nivel y calidad de las obras candidatas, año tras año, es precisamente una de las razones que hace que este galardón sea uno de los más prestigiosos del mundo de la traducción en España.

Al ser 2009 año impar, los títulos participantes son traducciones al castellano de una obra de ensayo, de pensamiento o de carácter científico-técnico, publicada en Cataluña durante los dos años anteriores a la convocatoria del premio. Los años pares, el premio se otorga a la traducción al castellano de una obra literaria. La lengua de origen de la traducción puede ser cualquiera de las lenguas modernas europeas, además del latín y el griego clásico.

El año 2008, el XI Premio de Traducción Ángel Crespo lo obtuvo Ana Becciu por la traducción de Lecciones de tinieblas, de Patrizia Runfola, publicada por la editorial Bruguera. Han sido galardonados también con este premio Bozena Zaboklicka y Francesc Miravitlles (2007), Carlos Vitale (2006), Olivia de Miguel (2005), Adan Kovacsics (2004), Anne-Hélène Suárez Girard (2003), Javier Albiñana Serain (2002), Juan Luis Vermal (2001), Carmen Martín Gaite (2000), Andrés Sánchez Pascual (1999) y Carlos Manzano (1998).

Currículum de Selma Ancira.



   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2