Sábado, 5 de diciembre de  2020



Català  


Becciu: “Se olvidan que las traducciones forman parte de la literatura de un país”
21/11/2008

La autora recoge el XI Premio Ángel Crespo por la traducción del italiano de “Lecciones de tinieblas”, de Patrizia Runfola

Ana Becciu recogió el pasado 20 de noviembre, en el Aula dels Escriptors del Ateneu Barcelonès, el XI Premio de Traducción Ángel Crespo por la traducción al castellano de la obra Lecciones de tinieblas, de Patricia Runfola, editada por Bruguera. El galardón, concedido por la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC), el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) y el Gremi d’Editors de Catalunya, y valorado con 12.000 euros, es uno de los más prestigiosos de España de traducción.

Montserrat Conill, Juan Mollá y Antoni Comas, presidentes de las tres entidades convocantes –ACEC, CEDRO y Gremi d’Editors de Catalunya– fueron los encargados de entregar el premio a Becciu, después de que el secretario del jurado, Carlos Vitale, leyera el acta que proclamaba ganadora a la autora argentina. Becciu agradeció el reconocimiento señalando que era “todo un honor” recibir este premio, pero también “una responsabilidad, ya que a partir de ahora tendré que merecerlo siempre”. También tuvo palabras de agradecimiento hacia Ana María Moix, que “no dudó un segundo y decidió dar a conocer la obra de Runfola”. Tras recordar sus inicios como traductora, Becciu se lamentó del hecho que “quién se ha de ocupar de reseñar una obra, pasa por alto que se trata de una traducción”, a pesar de que “los libros traducidos representan un 80% de los publicados en España”. La galardonada aprovechó el acto para reivindicar la figura del traductor y denunció que normalmente “se olvidan que la literatura traducida forma parte de la literatura”.

Antoni Comas, presidente del Gremi d’Editors, destacó el trabajo realizado por Becciu en Lecciones de tinieblas y aseguró que los editores “conocen el valor de una obra bien traducida”, ya que el traductor “ se ha de introducir en la obra y no sólo dominar la lengua de origen”. Por este motivo, dijo que es un placer “formar parte del acto de reconocimiento a un traductor”. Acto seguido intervino Juan Mollá, presidente de CEDRO, con un discurso centrado por encima de todo en la defensa de la figura del traductor. “La traducción es un elemento importante para el desarrollo cultural de un país y se merece un reconocimiento social y una justa remuneración”, reivindicó Mollá. Así mismo, resaltó la importancia de la labor de CEDRO para mejorar las condiciones laborales de los traductores y alabó el trabajo de Becciu en la obra ganadora del Premio Ángel Crespo de este año.

La presidenta de la ACEC, Montserrat Conill, clausuró la sesión presentando el currículum de la ganadora y destacando también la figura de la autora italiana Patricia Runfola, una personalidad destacada en el mundo de la cultura europea del siglo XX, que murió habiendo dejado escritos tres libros. Conill terminó su intervención diciendo: “El premio de este año ha conseguido una meta importante: es la primera vez que la obra premiada está escrita por una mujer, traducida por una mujer y publicada por una mujer. Para mí es una alegría y un orgullo que sean las mujeres las que aporten atmósferas de música, belleza y libros”.

Consultad artículos relacionados



Galería fotográfica
   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2