Lunes, 16 de mayo de  2022



Català  


Los retos del presente digital, por Ada Castells
29/7/2010



Ada Castells (Foto:Carme Esteve)
 
Del 5 al 9 de julio he tenido la oportunidad de asistir al curso El texto digital ante la encrucijada del libro electrónico y del hipertexto, organizado en El Escorial por el profesor José Manuel Lucía Megías de la Complutense de Madrid. Lo más interesante fue ver como los diversos sectores del mundo del libro están asumiendo y, en algunos casos todavía ignorando, los cambios que nos impone la tecnología digital.

Rogelio Blanco Martínez, director general del libro del Ministerio de Cultura aportó cifras que dan una idea del valor que tiene la edición en la economía española. Avisó que debido a la piratería se perdieron 15.000 puestos de trabajo en el sector de la música y que en el mundo del libro nos estamos jugando 100.000. Por este motivo explicó que se estaba estudiando una ley para ser más drásticos en contra de los piratas y poder cerrar páginas web, aunque no hay ninguna fecha para su elaboración y recordó que en las Cortes no hay alianzas.

Otro de los aspectos preocupantes es el IVA que se aplica a los libros electrónicos. Según explicó Blanco, la ley europea fijó un confuso 18% cuando el e-book es para suscripción y un 4% si es aislado. Sobre el precio fijo también manda Europa y “es una verdadera locura”.

También añadió que, en contra de lo que se cree, el libro es un sector poco subvencionado: “Se conceden 125 millones de euros para la exportación del vino y da trabajo a 23.000 personas; en cambio, un sector que cubre 100.000 puestos de trabajo recibe mucho menos”

En el debate posterior, Julio Larrañaga, profesor de Ciencias de la Información de la Complutense, aportó cifras que indican claramente que estamos en los inicios de este proceso de transformación, ya que solo una quinta parte de los lectores se ha decantado por los nuevos dispositivos de lectura. Lo han hecho más los hombres que las mujeres, ya de por sí más lectores, y en las ciudades entre 10.000 y 50.000 habitantes hay más lectores de e-book. El pirateo es tres veces superior al consumo legal y la mayor parte de los libros pirateados son manuales universitarios porque son más caros. En este sentido, el profesor Larrañaga comentó que la clave es abaratar los precios: “un 30% más baratos es la idea dominante”.


Al día siguiente se trató de dar voz a los nuevos protagonistas de la edición, si es que los editores se lo permiten, naturalmente. Fue muy polémica la intervención de Luis Collado, de Google Libros, que comparó la industria editorial con los antiguos fabricantes de hielo. Collado se preguntó quién estaba realmente fomentando la piratería y respondió que eran “los que no están ofreciendo una oferta legal, agradable y sencilla de utilizar”. Para Google la clave es buscar la máxima visibilidad y que el usuario “no tenga que hacer 28 cliks para encontrar lo que busca”. ¿Y de que vive Google Books?. “De la publicidad. Cuanto más contenidos, más negocio”. En términos de oportunidad, Collado se mostró optimista y dijo que los autores tendrían la oportunidad de llegar a más lectores con la idea de “todos con acceso a todo”.

En la sesión del miércoles, Francisco Cuadrado, del Grupo Santillana, habló de Libranda, la nueva plataforma digital de los grandes grupos editoriales. Empezó aportando las previsiones del sector que indican que en 2015 los libros digitales, como mínimo, representarán el 15% del sector o, como  mucho, el 50%. Explicó que ante esto los editores se han movido y han creado Libranda, que es “un repositorio de contenidos que facilita el trabajo de las librerías y ofrece más seguridad contra la piratería”. Según Cuadrado, en esta panorámica, los autores continuarán ganando lo mismo. Y a la pregunta de cómo ocurre esto si se ha reducido gastos de producción, respondió que los editores han tenido que hacer grandes inversiones para afrontar el nuevo panorama. Por ahora han optado por ofrecer los libros un 30% más baratos y no considera que se venderían más si se redujera el precio, aunque aceptó que Amazon los vendía más baratos porque le interesba vender los dispositivos.

En la mesa redonda, Ángel María Herrera, de Bubook, explicó las nuevas prácticas de relación editorial. En Bubook el autor pone el precio que quiere para su libro, y se lleva el 80%. Han publicado ya 26.000 títulos. Cobran los extras que pueden ser, incluso, que te escriban el libro. Aportó el dato que en 2009, en Estados Unidos, las plataformas de publicación sacaron al mercado más libros que las editoriales. Herrera tiene claro que ya que no se puede luchar contra la piratería hay que dedicar esfuerzos a darle un valor añadido al libro.

Y de algo parecido trataron las dos sesiones finales del curso: Laura Borràs, creadora de Hermeneia, dio a conocer creaciones de textos digitales que circulan por la red y deslumbró a los asistentes con su despliegue de posibilidades creativas. El profesor de la Universidad de Roma, Domenico Fiormonte, explicó cuáles eran los nuevos sistemas para digitalizar los textos, sobre todo los históricos, de manera correcta. Ellos ya hablaban del futuro en presente que nos será inevitable.

Ada Castells
Vocal de la ACEC


   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2