Jueves, 19 de mayo de  2022



Català  


Los autores reclaman una redistribución de los márgenes digitales
1/10/2010



El recinto del Liber 2010 acogió la jornada (Foto:ACEC)
 
Los autores coincidieron en pedir que el nuevo marco derivado del libro electrónico sea una oportunidad para revisar los  márgenes de beneficio de los escritores y traductores o que, por lo menos, no sean tan perjudiciales como lo son actualmente en el formato de papel. Representantes de las asociaciones de autores y editores participaron el jueves, 30 de septiembre, en la jornada “Los derechos de autor en relación con el libro electrónico y el papel del Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) en el ámbito digital”, organizada por este organismo en el marco de Liber, que se celebra en Barcelona. En la sesión, a la que asistieron unas 150 personas, participaron La Asociación Colegial de Escritores de Cataluña (ACEC), representada por Ada Castells; l’Associació d’Escriptors en Llengua Catalana (AELC), la sección de Traductores de la Asociación Colegial de Escritores (ACE), el Gremi d’Editors de Catalunya (GEC) y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc). Presidió el acto, Juan Mollá, presidente de CEDRO.

Ada Castells reclamó que los nuevos contratos de edición digital se adapten a una nueva realidad que mejore las condiciones de los autores. La representante de la ACEC discrepó de las declaraciones de algunos directivos de nuevas plataformas de libros electrónicos que manifestaban públicamente que los autores ganarían lo mismo que con las ventas en papel: “Si hay una reducción de costes en distribución y almacenamiento, no puede ser que nos apliquen los mismos porcentajes”.

A pesar de esto, la escritora y periodista se mostró optimista ante la oportunidad que supone el nuevo marco y las posibilidades que se abren para mejorar las condiciones: “El autor ha de ver este estado actual con buenos ojos, ya que es un buen momento para que nos dejen de tratar como obreros del textil del siglo XVII, que es como somos tratados a menudo al no haber unos contratos adecuados”. Castells subrayó que el problema de este país es que “el 45% de la población no lee”. Aún así, reclamó la unidad y la necesidad de abordar conjuntamente la situación por parte de todos los agentes del mundo de la edición implicados en el libro electrónico, para obtener los beneficios que pueda provocar el nuevo horizonte.

Por otro lado, Guillem-Jordi Graells, presidente de la AELC, manifestó que “estamos en momentos de cambios”, como consecuencia de la irrupción del libro electrónico. “No sólo en nuestro país, sino prácticamente en toda Europa, salvo Noruega y algún otro país que ya está a punto de resolverlo, se están estudiando todas las formas de acuerdo. Todavía hay cierta confusión y estamos ante un panorama con continuos cambios, tanto en tecnología, como en la explotación de los modelos y las formas de venta; todo esto comporta que hasta las soluciones que se tomen próximamente puedan ser provisionales”. Graells avanzó que la comisión mixta de negociaciones entre las dos asociaciones de autores catalanes y el Gremi d’Editors está trabajando en un acuerdo para ampliar también a los derechos digitales la mejora de los contratos marco de edición que se produjo en 2008.

La presidenta de la sección autónoma de traductores de la ACE, María Teresa Gallego, reveló algunos datos de un estudio realizado por Fernando Carbajo, profesor de la Universidad de Salamanca especializado en derechos de autor, que indica que los traductores “tendrían que multiplicar por las ventas de libros electrónicos como mínimo un 2,5% el 1% que reciben actualmente por los de papel”. Gallego manifestó que Carbajo ha indicado que los contratos de derechos de papel ampliados automáticamente a los electrónicos no son válidos.

El presidente del Gremi, Antoni Comas, resaltó que “nos encontramos ante un cambio en el modelo de negocio de primer orden” y apuntó que con el libro electrónico surgen otros “costes que no existen en el de papel, además de que se necesita nuevo capital añadido destinado a las inversiones”. Comas reclamó la reducción del 18% al 4% del IVA soportado en el libro electrónico (como sucede en el soporte papel) e insistió en tomar más medidas para combatir la piratería “y la sensación que tienen muchos sectores de la población de que en internet todo ha de ser gratis”.

Por último, el director del Cerlalc, Fernando Zapata, mostró la información sobre los procesos que aplican diferentes países de América Latina y destacó el retraso de Europa en relación a los Estados Unidos en el respeto de los derechos de autor. Zapata reclamó la necesidad de arbitrar medidas urgentes por los derechos digitales.



   
Vídeo destacado

 
Presentación del libro 'Atreverse a saber'

[+] Vídeos

 

 

 

 

¿Quieres recibir el boletín electrónico de la ACEC?

 

 
 
 

PATROCINADA POR

Pagina nueva 2